Experiencia de usuario: trucos para mejorar la UX de tu web

La experiencia de usuario está a la orden del día.

Los usuarios de Internet son cada vez más exigentes con las páginas web que visitan. Todo va tan rápido que no pueden permitirse perder el tiempo descifrando una web complicada y desenterrando la información que buscan.

A la mínima que encuentran dificultades, cierran la pestaña y buscan otra alternativa. Lo que hacemos todos, vaya.

Por eso, para que tu web ofrezca los resultados esperados, cada vez es más importante la forma en que se navega por ella.

¿Qué es la experiencia de usuario?

La experiencia de usuario es un baremo que hace referencia a la facilidad para navegar por un sitio web.

Para medirla, se tienen en cuenta factores que están muy ligados al diseño.

Pero no todo es estética. También hay que tener en mente otros factores más relacionados con el contenido de la web, su estructura y la facilidad para navegar por ella.

Para que una página web ofrezca una buena experiencia de usuario, debe ser intuitiva. Eso es básico. Tiene que estar bien organizada y guiar al usuario a la información que busca en el menor número de pasos posible.

Claves para una buena experiencia de usuario en tu web

Como hemos comentado, existen muchos factores que influyen en la forma en que los visitantes perciben tu página web.

Para lograr que la experiencia de usuario o UX de tu web sea satisfactoria, debes tenerlos en cuenta todos. De esta manera, conseguirás que tus visitantes disfruten de navegar por tu sitio web y no salgan huyendo nada más llegar.

A continuación, te damos unas cuantas claves que te ayudarán a hacer de tu web un lugar placentero para los usuarios.

experiencia de usuario
Simplifica la estructura

Seguro que lo has experimentado muchas veces. Llegas a una página web buscando algo, pero la navegación es tan complicada que no sabes por dónde empezar. 

Hay un número infinito de secciones, la conexión entre ellas no tiene sentido y te vuelves loco intentando encontrar lo que buscas. Sabes lo que quieres. Sabes la información que necesitas. Sin embargo, la estructura es tan compleja que lo único que quieres es salir corriendo.

Para evitar esto, es imprescindible crear un árbol de navegación previo al diseño de la página web.

A la hora de hacerlo, se recomienda simplificar al máximo. Debes añadir solo las secciones que son relevantes para el usuario. Aquellas que le van a servir para conocer tu negocio y comprenderlo. Y establecer unas rutas naturales que le guíen a través de la web (para ello, te puedes servir de los CTAs o botones de acción).

Siempre debes tener en mente el objetivo final de tu web: que el usuario recorra ese camino establecido hasta llegar a la conversión. Da igual que esto signifique comprar un producto o pedir información sobre tus servicios.

Diseña con la UX en mente

El diseño de tu página también juega un papel importante en la experiencia de usuario que ofrece tu web. 

Si navegas habitualmente por Internet (¿quién no?) seguro que has sufrido los dolores de cabeza que un diseño malo o anticuado provoca a la hora de moverse por una página web.

Para evitar que esto suceda en la tuya, puedes servirte de algunas de las leyes de la Teoría Gestalt. Estas leyes hacen referencia a la forma en que percibimos las formas en base a la estructuración de los estímulos, y pueden resultar de gran ayuda a la hora de ordenar y distribuir los elementos de tu página web. Además, ¡pueden darte ideas para darle un toque original al diseño!

A continuación te presentamos algunas que nos parecen relevantes o útiles:

Principio de proximidad: el cerebro percibe los elementos cercanos como una sola unidad y los aísla de aquellos que están más separados.

Principio de la región común: los elementos contenidos en una misma región se perciben también como una sola unidad.

Principio de similitud: los elementos con características estéticas similares tienden a agruparse en una sola unidad de manera automática.

Principio de continuidad: el ojo humano es atraído por los caminos que dibujan los elementos, lo que te puede ayudar a dirigir la mirada del usuario a donde te interese.

Principio de cierre: el cerebro tiende a completar las formas, incluso cuando están incompletas, en base a su experiencia y conocimientos.

Descarga nuestro ebook gratuito:

Los 5 elementos que harán de tu página web una máquina de generar clientes.

Descubre cómo transformar una web inútil en una con capacidad para transformar visitas en clientes.

Facilita la lectura al usuario

Otra de las cosas que más perjudican la experiencia de usuario es la mala legibilidad. 

Nadie está dispuesto a destrozarse la vista por ti. Si entras en un sitio web y tienes que dejarte los ojos para descifrar el contenido, lo más probable es que lo cierres en seguida.

De hecho, antes de leer una página web, solemos escanearla. Con un vistazo rápido podemos saber si el contenido nos interesa. Pero también si va a ser un infierno pararse a leerlo.

Para evitar que esto pase en tu página web, solo tienes que seguir unas sencillas pautas. Seguro que te parecerán de sentido común, pero en el enorme y sorprendente mundo de Internet se ve de todo y nunca está de más recordar estas cosas…

El contraste de color entre fondo y texto debe ser suficiente para que este sea leído cómodamente.

La fuente utilizada debe ser simple y fácil de leer. Para ello, las fuentes más recomendadas son las sans serif. Por el contrario, se desaconsejan por encima de todo las script por su poca claridad.

Utiliza títulos, subtítulos y negritas para estructurar bien el contenido y hacer más fácil la lectura y comprensión de los textos. Cuida los formatos.

Limítate a la información relevante

¿Quieres mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web? Hazle un favor a la persona que visita tu web y elimina toda la paja.

Cuando navegamos por Internet, lo último que queremos es leer cosas que no nos interesan. Si alguien llega a tu página es porque está buscando algo. Puede ser un producto o un servicio, pero normalmente toda tiene que ver más con él mismo que contigo o tu negocio. Ve al grano y dile de manera concisa cómo puedes ayudarle.

Si hablas demasiado sobre ti mismo (hay que hacerlo, pero a su debido tiempo y en su debida sección), lo bueno que eres y la experiencia que tienes, es probable que esa persona no conecte de ninguna manera con tu contenido.

experiencia de usuario

Si, en cambio, percibe rápidamente cómo vas a ayudarle y encuentra lo que está buscando, seguro que se queda a leer más detenidamente.

Todo se resume en esta frase, muy repetida en el marketing:

«Al cliente no le interesas tú, le interesa cómo vas a ayudarle a sentirse mejor.»

Cuida la parte técnica de tu página web

A nadie le gusta que le hagan esperar. Pero en Internet, menos.

Las páginas web que tardan mucho en cargarse dan una imagen nefasta al visitante. Y, desde luego, empeoran mucho la experiencia de usuario.Si quieres que tu página web ofrezca una imagen profesional, seria y no ahuyente a quienes la visitan, ten en cuenta esto. Los aspectos técnicos también cuentan a la hora de mejorar la experiencia de usuario.

Debes cuidar que tu web funcione como la seda.

¿Tu web hace sufrir a los usuarios que la visitan?

¿Crees que tu web permite una experiencia de usuario satisfactoria?

Si quieres que tu web cumpla con lo necesario para ello, puedes ponerla en nuestras manos. Diseñamos y desarrollamos páginas web profesionales y listas para agradar a quienes la visitan.

Puedes contarnos tu idea aquí.