El slogan, pieza clave de una marca

“Las palabras pueden ser como rayos X. Si se usan apropiadamente pueden atravesarlo todo” (Aldous Huxley).

No cabe duda de que el genial escritor y filósofo británico manejaba el lenguaje como nadie y tenía clara la importancia de escoger las palabras apropiadas para cada ocasión.

En la vorágine mediática y digital que vivimos actualmente, las palabras cobran más importancia que nunca; sobre todo si de lo que se trata es de convencer de la excelencia de un producto, servicio… en medio de una competencia feroz en la que las marcas se disputan los clientes con mil estrategias.

En este blog ya hablamos de la importancia de la imagen y de tener un logotipo profesional, que, además de resultar visualmente atractivo, represente a tu marca,  y genere un vínculo con el cliente.

Hoy nos vamos a centrar en el slogan, tan importante como del logotipo, ya que unidos son la combinación perfecta para promover la identidad de la marca y transmitir  nuestro mensaje al usuario.

Un buen slogan debe cumplir con los siguientes objetivos:

El origen la de la palabra “slogan” procede de dos términos gaélicos: “sluagh” (multitud) y “ghairm” (grito). Esto se puede traducir como «grito de guerra», es decir, una llamada de atención para tus clientes.

Las principales características que debe tener un buen slogan podemos resumirlas en:

 – Remarcar las cualidades de una marca.

– Asociar el producto o servicio a unos valores.

– Generar una necesidad en el público.

Y todo eso lo conseguimos escogiendo las palabras adecuadas, tarea nada fácil, pero tampoco imposible.

Llegados a este punto te preguntarás cuáles son las claves para crear un buen slogan. Pues aquí te dejamos algunas pautas que pueden ayudarte a crear esa frase milagrosa que consiga colocar tu producto en la mente del consumidor y convertirlo en algo imprescindible.

Por cierto, no te pierdas la parte final de este artículo. Hemos recopilado algunos de los slogans más famosos. Seguro que recuerdas muchos de ellos. 😀

Pautas para crear un buen slogan

1. Utiliza un lenguaje sencillo. Parece obvio, pero lo olvidamos con frecuencia.

2. Menos es más. Brevedad y concisión. De esa manera será más fácil de recordar.

3. Promete lo que puedas cumplir. Parece lógico, ¿verdad? Es fundamental para mantener tu reputación y retener a tus clientes.

4. Sé original. Con ello nos estamos refiriendo a que no copies, crea tu propia frase, tu propio lema. 

5. Aprovecha tus fortalezas. Destaca lo que te diferencia de los demás, los beneficios que aportas.

Y ahora vamos con algunos de los slogans que han logrado un impacto especial y han quedado grabados en nuestra mente logrando su propósito a la perfección: asociarlos a la marca que representan sin dudarlo.

  1. ¿Te gusta conducir?» (BMW)

  2. «Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, MasterCard»

  3. «Tómate un respiro, tómate un Kit Kat»

  4. «El secreto está en la masa» (Telepizza)

  5. «Porque yo lo valgo» (L’Oreal)

  6. «El maquillaje de los maquilladores» (Max Factor)

  7. «El turrón más caro del mundo» (1880)

  8. «Connecting people» (Nokia)

  9.  «Hoy me siento Flex»

  10. «Aquí tú eres el King» (Burger King)

¿Necesitas ayuda para crear tu identidad de marca?

Si después de leer este artículo sientes que necesitas trabajar tu marca para darle un impulso y emocionar a tus clientes,  ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a darle una vuelta.

Descarga nuestro ebook gratuito:

Los 5 elementos que harán de tu página web una máquina de generar clientes.

Descubre cómo transformar una web inútil en una con capacidad para transformar visitas en clientes.