Cómo definir a tu buyer persona para vender más en Internet

¿Te has parado a pensar quién es tu buyer persona?

Vender productos o servicios en Internet puede resultarte un poco abrumador al principio. 

En la red hay mucha gente, muchos posibles compradores. Y cuesta saber cómo llegar a ellos.

Una de las razones por las que te pasa esto es porque piensas en ellos como una unidad. Piensas que todos son posibles clientes que en cualquier momento comprarán tus productos.

Sin embargo, la masa de Internet no es uniforme

De la misma forma que tus servicios no se ajustan a todo el mundo, no todo el mundo se ajusta a tus servicios.

Hay muchos tipos de clientes, y eso solo lo hace tu buyer persona.

Qué es un buyer persona o cliente ideal

El buyer persona es una especie de retrato robot del individuo más representativo de tu target.

Al crearlo, se persigue un objetivo claro: facilitar y mejorar la comunicación de tu negocio con los clientes. Porque escribir para todo el mundo no funciona. Es necesario que te dirijas a una persona concreta para conseguir resultados.

Cuando defines tu buyer persona, debes ahondar al máximo en su psicología. 

El objetivo es entender a la perfección el perfil de tu cliente ideal. Sus miedos, deseos, motivaciones y necesidades más profundas.

De esa manera, podrás enfocar tu mensaje de manera correcta.

Pasos para crear tu buyer persona

A la hora de definir el buyer persona de tu negocio, puedes seguir unos pasos que te ayudarán a crear ese retrato robot. A continuación, te los detallo un poco:

Nombre

Es posible que tu negocio tenga más de un tipo de buyer persona (pequeñas empresas y trabajadores freelance, por ejemplo).

En esos casos, darle un nombre a cada uno te ayudará a diferenciarlo. De hecho, aunque solo tengas uno, es recomendable darle un nombre. No es lo mismo dirigirse a José Luis que a Buyer Persona 1.

Datos demográficos

Aquí es donde entras a definir el sexo, la edad, el lugar donde vive, su renta y clase social…

Es importante ser específico. Nuestro buyer persona no puede vivir en España, si acaso vivirá en Madrid. Lo mismo pasa con la renta o la edad. Sé concreto.

Situación profesional y personal

Aquí debes ahondar un poco más en la vida de tu buyer persona. ¿De qué trabaja? ¿En qué punto está su carrera profesional? ¿Tiene familia? ¿Cuántos hijos?

Comportamientos

Para conocer a alguien, es necesario saber qué hace en su día a día. A dónde le gusta ir. Qué tipo de contenido lee. Si le gusta la música…

Lo mismo pasa con tu buyer persona.

Objetivos

Ya has definido la situación actual de tu buyer persona. Pero ¿qué quiere? ¿Cuáles son sus objetivos futuros?

Piénsalo. Los objetivos de tu buyer persona estarán relacionados directamente con los productos o servicios que ofreces.

Retos

Todos tenemos que afrontar retos en nuestro día a día. Y tu buyer persona no es una excepción. Para conocerle mejor, debes saber cuáles son esos retos y qué hace para intentar superarlos.

Preocupaciones

A su vez, tendrá también sus propias preocupaciones. Cosas que le rondan la cabeza. Pensamientos que no le dejan dormir a pierna suelta.

Descubre cuáles son porque las preocupaciones de tu buyer persona son una de las claves para crear un buen mensaje de ventas.

El mapa de empatía

Desarrollando los puntos anteriores, descubrirás mucho sobre tu buyer persona. Y no te preocupes, que escribiendo para un perfil concreto te estás dirigiendo a mucha más gente que si intentas abarcar todos los tipos de cliente. Eso solo lograría que no llegues a nadie.

Sin embargo, no basta con quedarse ahí. Si quieres que tu retrato robot sea mucho más completo, puedes crear un mapa de empatía. Esto te ayudará a entender aún mejor a tu buyer persona.

Los puntos clave a rellenar en un mapa de empatía son los siguientes:

  • ¿Qué ve tu buyer persona?
  • ¿Qué oye en su día a día?
  • ¿Qué dice?
  • ¿Qué piensa en el fondo?
  • ¿Cuáles son sus motivaciones?
  • ¿Y sus frustraciones?
mapa de empatia
Fuente: tresce.com

Descubriendo a tu cliente ideal

Seguro que mientras leías este artículo ya has empezado a hacerte una idea aproximada de tu buyer persona. Eso es genial.

Sin embargo, te recomiendo que te sientes tranquilamente a darle vueltas. Indaga en la mente de tu cliente ideal. Empatiza con él. Descúbrelo.

Te aseguro que si lo haces bien tendrás mucho ganado de cara a generar un mensaje de ventas potente, conectar con tu buyer persona y convertirlo en cliente real de tu negocio.